Y Juanlu resucitó….

Juanlu, en una de sus pocas participaciones con el Real Betis.

-Cierra la puerta y siéntate.

Detrás de aquella destartalada mesa siempre llena de papeles, colocada al azar en uno de los despachos de la ciudad deportiva del Real Betis, Juanlu se tropezó con los ojos de su primer verdugo. Escondida tras aquellas gafas, demasiado alejadas de la moda del momento, la mirada de Javier Irureta, “Jabo”, era lo suficientemente sincera como para prevenir al malagueño de que no iba a escuchar nada agradable.

-Mira Juanlu, estamos a punto de firmar a Odonkor, y vas a ser el tercer interior zurdo de la plantilla.

– No se preocupe “míster” porque lo tengo medio apalabrado. Me voy a Pamplona, a jugar la Champions.

– Tú sabrás lo que haces…

Juan Luis Gómez, Juanlu, ya había probado las mieles que desprende la máxima competición europea, al menos lo hizo durante los escasos 45 minutos que le dejaron disputar frente al Anderlecht vestido de verdiblanco. Era la temporada 2005-2006, y ese fue uno de los cuatro ratos de fútbol de los que pudo disfrutar el actual extremo granota en la capital hispalense. Con tan pocos minutos en el expediente, los ávidos dirigentes béticos prefirieron ceder el futbolista al Albacete en pleno mercado de invierno. A la vuelta de La Mancha, y con sólo tres goles para el recuerdo, el malacitano tenía claro que debía encontrar su equipo, su hueco en Primera, para demostrar que era capaz de dejar su nombre escrito en la élite futbolera. Que fuera en el Benito Villamarín o en el Reyno de Navarra, dependía de “Jabo”, que aquella mañana, en aquel despacho, tomó la decisión de quedarse con Odonkor y dejar escapar a Juanlu, de nuevo cedido, a Pamplona.

El destino quiso que los alemanes del Hamburgo dejaran la UEFA como premio de consolación a los navarros, que soñaron durante una noche con el himno de la Liga de Campeones y despertaron demasiado pronto en medio de una mala noche de verano.

De todas maneras, Juanlu jugó cedido como “rojillo” aquella temporada 2006-2007, en Europa y en España, pero permanentemente con la idea de volver a Sevilla y triunfar en el Real Betis, donde nadie lo había sabido/podido querer.

Acabó la temporada y el andaluz volvió a entrenarse en los campos de entrenamiento béticos, esta vez bajo las órdenes de Héctor Cúper, su segundo verdugo. Arrancaba la temporada 2007-2008 y el contador se ponía a cero, sobre todo después de una temporada notable en Osasuna. Sin embargo, pocos días después, el argentino decidió apartar al hábil extremo y lo envió a entrenarse con el filial. Decisión técnica. Allí, con los chavales de la cantera verdiblanca, en los terrenos duros de césped artificial, Juanlu trabajaba como uno más bajo el “caló” sevillano y ante la admiradora mirada de Francisco Chaparro, encargado de llevar el Betis B.

-Chavales, este futbolista ha jugado la Champions y la UEFA, y aquí está, trabajando como el que más en un campo de hierba artificial. Aprended de él y de su sacrificio.

Pronto el Córdoba preguntó por Juanlu, que por enésima vez se marchó con billete de ida y vuelta. Lo que no sabía entonces era que tras una temporada en el Arcángel, su tercer verdugo sería el propio Chaparro, al que le habían asignado los mandos del primer equipo tras el fiasco de Cúper. Aquel entrenador de la casa, que no había dudado en poner a Juanlu de ejemplo ante los aspirantes a futbolista, renegó de sus propias palabras y casi sin mediar una frase, le mostró a su ex pupilo la puerta de salida. Sin más explicación.

El fútbol, el Betis, Irureta, Cúper, Chaparro…todos estaban matando a Juanlu, que medio moribundo, herido en lo más profundo, recayó en Orriols para curarse. Con menos de tres años de tratamiento azulgrana, las cicatrices terminaron por cerrarse el primer domingo del actual  mes de octubre en un caluroso Betis -Levante. Casualmente allí, en la que fue su casa y cerca estuvo de convertirse en su tumba, nadie, ni siquiera los miles de béticos que le desearon la muerte desde el fondo del estadio, pudieron impedir que su gol, algo feo pero irrepetible, sirviera para resucitar a un futbolista que ya es inmortal.

Anuncios

3 pensamientos en “Y Juanlu resucitó….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s